LA CURIOSA HISTORIA DEL ARQUERO MÁS GORDO DE LA HISTORIA DEL FÚTBOL

Aunque fue reconocido por sus características físicas, el inglés también impulsó reglas que aún siguen vigentes en el deporte más popular.

william-fatty-foulke-y-los-peloteros

Históricamente en los picados de barrio los mas rechonchos y macizos son condenados a defender la portería son pretexto de que – por su condición física – no tienen la capacidad para jugar en otras posiciones. No sabemos si eso mismo le pasó cuando niño a William Foulke pero de seguro fue la mejor elección de su vida. Con sus casi dos metros de altura y sus mas de 150 kilos este guardameta se transformó en una leyenda del fútbol ingles de la era victoriana.

1544985

Apodado «fatty» (gordito) Foulke nació en 1874 en el pequeño pueblo de Dawley, condado de Shropshire. Por esos años el Reino Unido ya se entregaba con frenesí a la practica del football, creado dos décadas antes. Por su gran tamaño – y el miedo que infundía en los delanteros rivales – Fatty pronto se hizo conocido como arquero de un pequeño club de la región llamado Blackwell.

Finalmente en 1894 fue reclutado por el Sheffield United, escuadra en donde jugaría durante casi una década y con la que ganaría una liga (1898) y la FA Cup (1899 – 1902). A pesar de su tamaño y peso las crónicas hablan de un portero de gran habilidad y que apostaba al juego físico para hacerse del balón. Fue por esos años cuando jugaría su único partido como internacional en un amistoso ante Gales jugado en 1897.

foulke.jpg

Foulke también era reconocido por ser un jugador muy temperamental. En 1902, tras la primera final de la FA Cup que el Sheffield empató 1 – 1 ante el Southampton (en el replay ganarían los Blades 2 – 1), el arquero fue noticia por su airada protesta ante el referí del match. El Southampton había empatado sobre la hora con un gol supuestamente en offside y el guardameta del Sheffield quedó tan consternado con el resultado que cuando sonó el silbatazo final se metió como una tromba en el vestuario. Instantes mas tarde volvería al campo de juego prácticamente desnudo para dar caza al referí Thomas Kirkham, quien salió corriendo a refugiarse en su vestuario. El miedo del colegiado era tal que se encerró con llave y se negó a salir hasta que el gigante se tranquilizara. Curiosamente Kirkham fue también el referí principal en la revancha.

FB_IMG_1692836453817

En 1905 Foulke fue transferido al recientemente fundado Chelsea FC que comenzaba a competir en la Division Two. Allí solo estaría durante una temporada pero eso le bastaría para transformarse en una de las primeras glorias del club londinense. Bautizado por los fans como «our little Willy» (nuestro pequeño Willy) su estancia en Stamford Bridge dejó varias historias interesantes como por ejemplo la vez que se retiró del partido por considerar que sus defensores no estaban haciendo todo el esfuerzo posible. En otra oportunidad los directivos del club decidieron poner a dos niños detrás de su arco para que los rivales se impresionaran aun mas de su gran tamaño. Esos muchachos estaban encargados supuestamente de alcanzarle la pelota a Fatty y hoy son considerados los primeros ball-boys de la historia. Su carrera como futbolista finalizaría al año siguiente después de jugar una temporada en el Bradford City.

CmSYN2TUEAYwdku

Lamentablemente para William Foulke tras su retiro del fútbol profesional su vida comenzó una espiral descendente. Acostumbrado a un ritmo de bon vivant y con un gusto excesivo por la juerga pronto quedó en la ruina. Por un tiempo fue dueño de un bar en Sheffield y acabó sus días como fenómeno de circo, atajando penales por dinero en una feria de Blackpool. Fatty moriría de cirrosis el 1 de mayo de 1916, con tan solo 42 años.

SHEFFUfoulke10



Te puede interesar