EL PILARENSE QUE FUE EL HÉROE SILENCIOSO DE LA EPIDEMIA DEL CÓLERA

LOCALES 06 de febrero de 2021
En Enero de 1887, murieron 140 pilarenses por cólera. Conocé la olvidada historia de Carlo Buonifacino, el italiano que salía a combatir la epidemia con medicamentos, desinfectantes, un carro, un caballo y un fusil en mano.

The-Cholera-Epidemic-of-1873-in-the-United-States-1875

Es un placer rescatar del anonimato a personas que han hecho tanto por la comunidad, en este caso,  CARLO BUONIFACINO, hasta ahora un ilustre desconocido. Carlo, nació en Torino (Piamonte - Italia), en el año 1860,  en una familia de  “Carabiniere” (Los Carabinieri eran y son una fuerza militar que dependen del Ministerio de la Defensa Italiano), y luego, como tantos otros, emigró hacia Argentina en búsqueda de nuevos sueños, con su título de Farmacéutico bajo el brazo,  eligiendo por suerte,  Pilar para el resto de su vida.

No fue un inmigrante común y corriente. Ni bien llegó, asumió que era un argentino más, un pilarense más, se enamoró de estas tierras y le dedicó literalmente su vida.

116808952_3814833221869063_2654302741027103075_o
Firma de Carlo Buonifacino en una de las actas de la Sociedad Italiana.  

A los 25 años integró la primer Comisión de Hacienda y Fomento de la Localidad, siendo mano derecha incasable de Don  Manuel Piombo, quien sería el Primer Presidente Comunal de Pilar. Además, fue integrante de la Primera Comisión de Iglesia, como Vicepresidente. Estableció la primera Farmacia en Pilar

Mientras junto a otros inmigrantes, de diferentes procedencias y dialectos levantaban de la nada un pueblo, uno de los más pujantes ya por aquellos años, una década después aparece por la región y en casi todo el país, un enemigo fatal y que nadie esperaba: EL CÓLERA.

3207702Imagen ilustrativa de los fatales tiempos del cólera. 

Carlo, utilizando sus conocimientos y recursos de Farmacia, luchó a capa y espada contra esta terrible epidemia. En un Pilar que no tenía aún médicos se puso espalda con espalda con el Doctor Nicolás Cacciolo (Primer médico de la región, instalado en Rafaela) para recorrer casa por casa, campo por campo y colonia por colonia, todos los lugares donde pudiera haber enfermos. Lo hacían en un carro tirado a caballo, por caminos silvestres muy diferentes a los rurales de hoy y también lo hacían armados, ya que más de una vez eran atacados por bandoleros o indios de la zona. 

Según los registros consultados por INFO Mercury, en enero de 1887 mueren de cólera solo en Pilar, 140 personas, más de tres por día, incluso se llevó esta enfermedad a familias enteras. Sin el trabajo de Carlo, la cifra podría haber sido peor aún, a tal punto que junto al resto de las autoridades locales y regionales, solicitaron al gobierno provincial un aporte económico para la compra  a gran escala de desinfectantes, cal y sueros para cuidar a los médicos y sepultureros.  

colera

Pasada la epidemia, y luego de perder muchos amigos y vecinos en ella, Carlo Buonifacino en 1890, a sus 30 años, asume la Presidencia de la Sociedad Italiana de Pilar, entidad que por aquel entonces ya cursaba su 5to año de vida y era una de las más avanzadas de la región. 

Los escritores Fernando Devoto y Gianfausto Rosoli en su libro “La Inmigración Italiana en la Argentina” mencionan que “En Pilar, la Sociedad Pietro Micca tenía ya por ese entonces una escuela italiana primaria mixta, y nocturna de adultos”

oo

Carlo se encarga de seguir apoyando la educación y además de promover y desarrollar la Ayuda Social. Todos los socios de la italiana, pasaron a tener acceso a asistencia médica y medicamentos que necesiten. Una de las actas traducidas por el pilarense Héctor Cattena (quien colaboró siempre con nuestro informes históricos), desarrolla una anécdota que lo describe a Carlo en persona: "En mayo de 1892 discute la comisión de la Sociedad Italiana sobre la necesidad de incorporar nuevos socios. Uno de ellos, propone enviar una carta a todos los italianos que viven en Pilar y pueblos vecinos para ”pregarli”, rogarles que se hagan socios. Pero el Presidente, Carlo Buonifacino, manifestó, que eso no es decoroso. Que se debe fomentar las ventajas de hacerse socio  en forma  más convincente. Para eso propone enviar copia del balance (para demostrar el manejo y la situación de la sociedad)." Por lo que ven, era una persona con claros principios, además de ofrecer hace más de 100 años, algo tan simple como un diferencial o beneficio por ser socio, por apoyar a una institución.

pilar03

También cuenta la historia, y es nuestro deber mantener la misma en vigencia 130 años después, que siendo Carlo, aún Presidente de la Sociedad Italiana y farmacéutico del pueblo, a la hora de la siesta, en vez de descansar, aprovechaba esas horas para recorrer con su carro tirado a caballo diferentes hogares en los campos de Pilar, Nuevo Torino y Santa María, visitando familias que no tenían cómo y en qué moverse a las colonias por consultas médicas y medicamentos. Antes de cada viaje, pasaba por la comisaria a recoger un arma (fusil) ya que recordamos, por aquellos años colonizadores, salías del pueblo  y no sabías si volvías. 

Siendo aún presidente de la Sociedad Italiana, y teniendo una reputación intachable en la población pilarense, no soporta el dolor, por la temprana muerte de su esposa, y en la madrugada del 31 de mayo de 1906, muere a los 47 años. 

Aunque en el acta de defunción consultada por nuestro portal en los archivos de la Parroquia Nuestra Señora del Pilar (Agradecemos la ágil gestión de Graciela Dayer), quien firma la misma, el Sacerdote Gabriel Gardois, alude una "nefritis crónica" como causal de su muerte (problemas en riñones)

Como podrán ver, el testigo de ese acta, es otro ilustre pilarense que pronto merecerá su informe y que muchos conocemos cómo Máximo Manetti, amigo de Carlo, compañero y socio en la Sociedad Italiana y pionero e impulsor de educación en Pilar.

WhatsApp Image 2021-02-03 at 16.55.24

Luego de su muerte, el Acta de la Sociedad Italiana decía lo siguiente:

Il consiglieri anziano Michele Barberis alzato in piedi prega a tutti i presenti di alzarse per demostrare che la Societa Pietro Micca, prendeva parte al lutto per la morte del suo amado Presidente 
"La concejala mayor Michele Barberis se puso de pie y pidió a todos los presentes que se pusieran de pie para demostrar que la Sociedad Pietro Micca participaba en el duelo por la muerte de su querido presidente."

Cuando inició en 2020 la actual pandemia, desde INFO Mercury tenemos la idea de reflotar esta historia, de darla a conocer. Por eso nos pusimos en contacto con Héctor Catttena, quien nos ayudó a recolectar gran parte de esta información. Ambos coincidíamos que dar a conocer a Carlo Buonifacino, era al menos darle un mínimo y merecido reconcomiendo a un pilarense que con pocos recursos y muchos problemas por delante, peleó y le puso el pecho a una de las peores desgracias jamás contadas de nuestra localidad que al día de hoy algunos quizás conocían y otros leen por primera vez. 

banner movil



BANNER WEB AMBOS

Te puede interesar