EL PRIMER FUTBOLISTA ARGENTINO EN JUGAR EN EUROPA Y LA SELECCIÓN ITALIANA ERA PILARENSE

LOCALES 02 de agosto de 2021 Por Editorial
Se trata de Eugenio Mosso, nacido en Pilar (Stafe) el 10 de Agosto de 1895. Hizo 48 goles en 58 partidos en el Torino, jugó en la selección italiana y compartió equipo con sus 3 hermanos argentinos.

11081232_630078350470319_7221751132730303309_n

Cada vez nos sorprendemos más de la cantidad de historias de pilarenses que hay repartidas por el mundo. La mayoría de ellas, desconocidas u olvidadas por completo y otras que con un poco de tiempo y ganas se pueden  sacudir entre el polvillo y dar a luz del conocimiento popular. 

Hace unas semanas, nos pasaron información sobre un recorte del Diario El Colono del Oeste, donde hablaban de un tal Eugenio Mosso, quien fuera además de pilarense, el primer futbolista argentino en competir en un equipo de Europa. 

Esta nota data de la década del 90, nombraban en sus párrafos al contacto de un periodista italiano de esta época con el periódico mencionado, el cual seguramente se diálogo con el entonces presidente comunal de Pilar, Héctor Pinzano. Además de la noticia en sí, le solicitaban ayuda para localizar una partida de nacimiento y datos reales sobre Eugenio y otros 3 hermanos, quienes luego de nacer y vivir en Pilar, viajaron a Italia y compartieron escuadra en el Torino FC. 

asasImagen del Censo de 1987 en Pilar, renglones 5 y 6 corresponden a los padres de estos jóvenes afiancados en la Colonia de Pilar

Cómo es de nuestra propia costumbre, nos pusimos a investigar, para averiguar algún otro dato que nos llevara a una información más completa sobre lo que decía ese recorte. Entonces, mediante la búsqueda de el apellido Mosso en las redes sociales, llegamos a Liliana Mosso, que vive en San Rafael Mendoza y es nieta de Eugenio, el ex futbolista en cuestión y quien aún continúa en la búsqueda de un documento agilice los trámites de la ciudadanía italiana. 

Liilana nos confirmó que eran 4 los hermanos Mosso (Francisco, Benito, Eugenio y Julio) que en 1911 viajaron a Italia desde Argentina para, según afirman algunas fuentes, iniciar estudios secundarios. Estando en Turín, se acercaron al fútbol, más precisamente al Torino FC. 

Estos 4 hermanos eran, junto a otros 4 menores varones más (Félix, Albino, Séptimo, y Octavio, hijos de Antonio Mosso y María Bonetti, quienes formaron esta gran familia en Pilar a finales de siglo 19.

Antonio a la vez era hijo de Francesco Mosso y Francisca Vietti, quienes llegaron a Argentina a finales de 1860, liderando una colonia de inmigrantes piamonteses que lograron ubicarse donde años después se terminó fundando la Colonia de Pilar.

Screenshot (3455)-3

Esta familia era ebanista y fabricaban carretas. Recibieron además tierras en la Colonia de San Francisco, donde nacieron según partidas, la mayoría de sus hijos, excepto Eugenio, que nació en Pilar.

Mientras Francisco, el abuelo, decide volver a Italia donde fallece años después, el resto de la familia Mosso se mudan definitivamente a Mendoza, donde se dedicaron al cultivo de la vid y a comercializar sus propios vinos, bajo el nombre de diferentes Bodegas.

"Bodega Mosso" hace un tiempo fue reactivada por descendientes de Antonio y Octavio hoy es una de las más reconocidas de la región cordillerana.

Pero enfoquémonos en Eugenio. sabemos que nació en Pilar en 1895 y vivió aquí hasta los 11, el mismo año que un grupo de amigos mayores a él fundaban el Football Club Pilar.

Ya en Mendonza, a sus 16 años, y como era costumbre para esta y otras tantas familias, fue enviado junto a sus hermanos a Italia, para fortalecer la educación secundaria y seguir en contacto con familiares que les darían trabajo en una fábrica en especial. 

Es así como Eugenio y sus hermanos viajan en barco durante al menos 30 días por el Atlántico hasta Italia.

Afianzado en ese país, a sus tempranos 15 años, mientras cursaba la secundaria, Eugenio se inicia en el balonpié y rápidamente fue tenido muy en cuenta en el ambiente por sus excelentes condiciones atléticas. 

eugenio

Hizo su debut con el Torino el 3 de noviembre de 1912 (con solo 17 años) como visitante contra Novara y en esa ocasión anotó el doblete que decidió el partido. Permaneció en Turín durante el resto de su carrera, hasta su retiro al final de la temporada 1924-1925. En 1919 jugó en algunos partidos en la US Milanese (equipo de Milan ya desaparecido, pero uno de los más grandes por ese entonces) que participó en el Campeonato Lombardo (Mauro Cup).

Según diarios de la época lo detallaban como un ala derecho de gran velocidad y potente disparo. 

Sus otros 3 hermanos varones, también se dedicaron al fútbol, y llegaron a formar parte de la primer escuadra del Toro durante muchos años, aunque Eugenio era el que más se destacaba y por eso fue convocado  a la selección italiana. En la Azurra, jugó sólo un partido, el amistoso contra Suiza el 5 de abril de 1914, y esto fue un hito deportivo ya que se transformó no solo en el primer argentino en hacerlo, sino en el primer extranjero en ponerse la casaca tana. 

Captura-de-pantalla-2015-03-24-a-las-23.33.42-754x347

Los registros indican que los aficionados llamaban a estos hermanos como MOSSO I, MOSSO II, MOSSO III Y MOSSO IV, juntos disputaron un total de 7 clásicos contra la ya por ese entonces poderosa Juventus y convirtieron 12 goles, 7 de ellos los marcó Eugenio. 

Queda en la historia la peor goleada recibida por la Juve ante el Torino, un 8-0 de 1913 donde estuvieron presentes Franceso y Eugenio en el 11 inicial.

mosso2-2s-l400

A Eugenio, se lo conocía con el sobrenombre de «Grignolin», probablemente debido a su preferencia por este vino. Así lo recuerda Vittorio Pozzo, técnico de la selección italiana: "Eugenio tenía un disparo de derecha que fue un castigo de Dios". 

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, una noche, al ver que todos los jóvenes estaban siendo llamados a combate, Eugenio escribió una carta anónima a los carabineros, diciendo que en tal casa vivían varios hermanos nacidos en Argentina, hijos de padres italianos, por lo tanto italianos. Días después fueron visitados por los carabineros, y fue el mismo Eugenio quien abrió la puerta diciendo en piamontés: "Soma sí [estamos aquí], lo sé todo, soy yo quien escribió".

ggggrrrttt
Eugenio figura entre los goleadores de Torino con 0.82 goles de promedio por partido. Su hermano Julio hizo 20 en 44 partidos jugados.

Poca info hay sobre la participación de los hermanos Mosso en la Primer Guerra Mundial, solo que por este hecho bélico, perdieron entre 2 a 3 temporadas de competencia. En 1919 vuelven al Club Torino y juega hasta 1925 llegando a estar presente en un total de 58 partidos, donde marcó Eugenio 48 goles. 

No se sabe bien la fecha del retorno de Europa, aunque aparece su nombre en el trasbordo de un barco con destino a New York en 1919. A pesar de este dato, las estadísticas futboleras dan a Eugenio y a sus hermanos dentro del Calcio Italiano hasta 1925.

Antes de la década del 30, Eugenio regresa a Argentina, primero solo y luego tras su pedido por carta, lo acompañó una joven llamada Yolanda Goggio, con quien se casó y tuvo 2 hijos: Jorge Eugenio y Humberto Mario.

02cap_foto01
Abajo, el 2do de izquierda a derecha es Eugenio Mosso, el primer argentino en jugar en un equipo europeo.

Eugenio fallece en 1961, a los 67 años de edad por un síncope cardiorespiratorio, causado por una dura enfermedad conocida como Aran Nuchenne (Atrofia muscular simétrica y progresiva que comienza en las manos hasta extenderse a todo el brazo. Se debe a una degeneración de las células del asta anterior de la médula espinal.) Su esposa Yolanda fallece 3 años después. Ambos están sepultados en Godoy Cruz. 

IMG-20210802-WA0108

Sus descendientes de hoy en día, dispersos por la provincia de Mendoza y la república de Chile, no recuerdan muy bien al abuelo Eugenio, ya que la mayoría de sus 8 nietos no llegaron a conocerlo en persona por su temprana muerte. Pero si conocieron bien su origen, sus viajes y lo que dejaron deportivamente en Turín Eugenio y sus 3 hermanos.

Los hermanos Mosso quedaron en la historia del Calcio Italiano y del fútbol mundial, ya que fueron sin querer ni saberlo, los que les abrieron las puertas luego a cientos de futbolistas argentinos y sudamericanos en Italia y Europa, tanto a nivel clubes como de selección. 

banner movil





Te puede interesar