25 AÑOS DESPUÉS DE SU HALLAZGO SALEN A LA LUZ RESTOS DE GLIPTODONES ENCONTRADOS EN PILAR

LOCALES 03 de octubre de 2022 Por INFO MERCURY
Museo de Pilar prepara una muestra inédita dónde los visitantes podrán ver entre otras cosas, restos óseos de Gliptodontes hallados en Pilar en la década del 90, los cuáles datan de más de 8.000 años de antigüedad. Te contamos la historia de cómo y cuándo fueron hallados.

gliptodonte-DEF

Corría el año 1997, y los comienzos de las obras del nuevo servicio de cloacas en Pilar comenzaban a verse reflejadas en cada una de las esquinas del casco urbano, donde se excavaban profundos pozos que fueron luego conectados entre sí mediante tuberías y cámaras. 

En uno de esos pozos, ubicado en la esquina de Av Sarmiento y 9 de Julio (frente al comercio del "Chico Garetto" - Dress Store) operarios de la Comuna de aquel entonces encontraron restos óseos que al principio causaron estupor y sorpresa en ellos y parte de la población, que con el correr de los días y las obligaciones pertinentes de una obra que avanzaba a gran velocidad, pasaron rápidamente al olvido. 

Quien escribe estas líneas, en ese momento junto a un grupo de amigos adolescentes de entre 13 a 14 años, escuchamos el comentario popular y ni bien pudimos hicimos de las nuestras. Soga mediante, bajamos una noche a buscar esos famosos huesos hasta que minutos después fuimos alertados por la policía que patrullaba el lugar, hasta ahí llegó la travesía y la travesura. 

Así como nosotros, seguramente hubo algún que otro grupo de vecinos que hizo lo mismo y bajó al mencionado y peligroso pozo de más de 4 metros de obra, para obtener este tipo de "tesoros" arqueológicos al que semanas después ya nadie les dio importancia. Salvo 2 vecinos que se propusieron poner cartas en el asunto y recuperar parte de la historia de una manera mas prolija:     

"Con Elvio Cortese nos ocupamos de sacar esos huesos y de llevarlos a analizar a Santa Fe, donde ya habíamos ido 2 años antes por otro descubrimiento. Nos dijeron esa vez que correspondían a un antecesor de un caballo o un camélido, no le dieron mucha importancia porque no era de tanta antigüedad y tampoco estaban en tan buena forma." manifestó Fabián "Carpincho" Muller a INFO Mercury, uno de los protagonistas de esta recuperación histórica.

61cb571c89ede_900

"En realidad en 1995 nos había llegado la info de que alguien de Esperanza, que había vivido años atrás en Pilar, tenía huesos de un animal encontrado en la década del 70, en la cava que está entre el barrio norte y el tiro federal, donde en su momento habían hecho una ladrillería. Visitamos a este hombre en Esperanza con Elvio y Ura Furlán y luego de convencerlo, nos dieron las piezas, agregando datos muy sueltos y estimativos de dónde los había encontrado." Agrega Müller al relato. 

Mientras tanto, Elvio Cortese, ex profesor y Director que nos aporta que hicieron en ese entonces: "Fuimos al lugar, escarbamos y no encontramos nada. Lo que más se rescataba, era lo que obtuvimos de la visita a Esperanza y se trataba de un fragmento de cola de gliptodonte. Lo llevamos a Santa Fe para que nos digan a qué especie pertenecían, meses después de ir y venir nos dieron un informe sobre el animal.

"Imaginate que a uno de esos pedazos en esa casa de Esperanza, lo tenían tirado en un patio como si fuera un cascote o un hueso para el perro." recordó Müller entre risas.  

Por haberse ocupado, 2 años después, fueron entonces llamados por los fósiles de la esquina de 9 de Julio y Sarmiento, encontrados en la obra de cloaca que detallamos antes y sin mucha ayuda ni atención por aquel entonces de las autoridades locales, lograron recabar algunos huesos que hoy también el Museo pudo recuperar. 

Hoy en día, gracias a esta investigación pudimos reflotar la anécdota y también lograr que Fabián como Elvio confiaran estos materiales al Museo de Pilar.

Estos huesos, son decenas de partículas que varían en medidas de 3 a 25 cm, en su mayoría con forma de caparazón, mientras que el encontrado en la cava es una sola pieza ya de mayor tamaño que sería una parte de la cola de otro gliptodonte.  

Invitacion vertical de cumpleaños Dinosaurio realista verde y café (1)

Los mismos estarán desde ahora visibles y al cuidado del Museo de Pilar, quien prepara un espacio especial para exponerlos, como así también tiene pensado realizar visitas guiadas a colegios locales para que los más chicos (y no tan chicos) aprendan sobre la fauna y flora autóctona de nuestra región, la cual ya en este caso dejó de existir aunque deja sus huellas para no quedar en el olvido del paso del tiempo. 

Podrá el público en general conocer los huesos de los GLIPTODONTES en la muestra del fin de semana próximo, la cual abrirá sus puertas de viernes 7 al lunes 10 de 17hs a 21hs. 

¿QUÉ ERAN LOS GLIPTODONTES?
Los gliptodontes eran megamamíferos, comparados con los actuales tatú carreta o mulitas, llegaban a pesar a veces más de una tonelada y comprendían una parte de la fauna tan particular en nuestra región y como también otras zonas de nuestro país y de sudamérica.

Era a su vez un “perezoso gigante”, como el megaterio, el toxodonte, la macrauquenia, el mastodonte (pariente de los elefantes actuales). El gliptodonte tenía como depredador más importante al tigre de dientes de sable.

Contaban con un caparazón muy fuerte formado por la unión de un gran número de placas óseas, con un espesor de 1 a 5 centímetros. Su columna vertebral estaba soldada al caparazón y tenía la gran mayoría de las vértebras fusionadas entre sí. Sus patas eran muy cortas y robustas, una serie de características que le permitían soportar el peso del caparazón.

Estos animales, los gliptodontes, aparecieron en el Plioceno llegando a ser abundantes durante el Pleistoceno -2,5 millones de años a 10000 años antes del presente- mientras que algunas especies alcanzaron los comienzos del Holoceno -10.000 años antes del presente hasta la actualidad (los restos encontrados en Pilar datan de esta última especie)-, eran mamíferos herbívoros que formaron parte del grupo conocido como Xenarthra.

 

banner movil





Te puede interesar