Hipertensión arterial: cuando la composición corporal pesa más que la balanza

HOGAR, TENDENCIAS Y SALUD 17 de mayo de 2022
La hipertensión arterial es el resultado de una cadena de procesos que empiezan por el daño celular, y en cuyo centro están los hábitos de vida inadecuados, además de una mala nutrición. ¿Cuál es la forma más eficaz para cortar ese proceso de raíz? ¿Qué nutrientes son clave para evitar el daño celular? ¿Cuál es el papel de las proteínas?

YSONUT - HTA

El martes 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, enfermedad a la que suele señalarse, con bastante razón, como la principal amenaza para nuestra salud y nuestra expectativa de vida. Sabemos que, si la presión arterial sistólica (máxima) y diastólica (mínima), supera los valores de 140 y 90 mm Hg respectivamente, se incrementa nuestro riesgo de padecer todo tipo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 e insuficiencia renal crónica, entre otras.

No obstante otros valores más bajos que los mencionados, también pueden significar riesgo, y eso depende de la historia clínica de cada individuo. La hipertensión es la principal causa de ACV –potencialmente mortal o generadora de una discapacidad severa– y de deterioro prematuro de las capacidades cognitivas con la edad.

También sabemos que existe una correlación estadística con la obesidad, al punto en que se identifica al exceso de peso como la principal causa de la hipertensión arterial. El estudio RENATA, dado a conocer por la Sociedad Argentina de Cardiología, muestra que un tercio de los argentinos adultos son hipertensos (y un 37% no lo sabe). Estas cifras se solapan fuertemente con las de la población obesa y con sobrepeso, que según las cifras oficiales del Ministerio de Salud alcanzan al 50% de los argentinos.

Medico_Ysonut_02

Pero prevenir y tratar la hipertensión arterial no es algo tan simple como una carrera por bajar de peso (lo cual es un modo de decir: para quien necesita bajar de peso y, sobre todo, mantenerlo, no suele ser nada fácil con los tratamientos convencionales). Para el doctor Marcelo Suárez, médico clínico (M.N 73796) experto en conductas saludables, “la hipertensión es el resultado de un proceso que empieza con el daño en las células, donde la obesidad suele aparecer como un factor asociado más”. Aunque, para prevenir y tratar todo este proceso en conjunto, asegura, “la composición corporal es más importante que lo que marca la balanza”, cuanto y en qué estado de salud se encuentran, el músculo, la grasa, los huesos y los diferentes órganos, aparatos y sistemas

Por supuesto que es necesario mantener los valores de presión arterial controlados, pero es importante entender que no tratamos números, sino personas, y también contextos”, resume el especialista, quien es asesor médico del Laboratorio Ysonut, líder en cronobiología nutricional y diseño de tratamientos médicos y productos para el descenso rápido de peso, sin perder de vista la Salud, en ese proceso.

¿Qué significa esto? “Significa”, explica el Dr. Suárez, “que hay que entender a la presión arterial como una información que nos da el organismo, relacionada directamente con las conductas adoptadas cada día: la alimentación, el ejercicio, el descanso y el estado de estrés”.

Las células sufren nuestros malos hábitos
La presión arterial es un mecanismo natural absolutamente necesario para la vida; de ella depende que la sangre circule para llevar el oxígeno y el resto de los nutrientes necesarios a cada célula del cuerpo. Pero la ingesta excesiva de grasas de mala calidad e hidratos de carbono, el sedentarismo y el estrés oxidativo producto de estos y otros malos hábitos que solemos adquirir nos pasan factura, y hacen que los mecanismos naturales –la presión arterial, el ritmo circadiano o “reloj biológico” y todo el metabolismo en general– entren en crisis causando diversos trastornos, como la hipertensión, la diabetes o la acumulación de colesterol y triglicéridos en las arterias, además de la obesidad en todos sus grados.

¿Qué pasa, mientras tanto, a nivel de las células? “Las células generan energía (a través del oxígeno que les llega de la sangre), en unos pequeños orgánulos llamados mitocondrias –señala el Dr. Suárez–. La presión arterial aumenta cuando no llega suficiente oxígeno a las mitocondrias”.

Por eso, salvo que la presión esté demasiado alta y sea imprescindible bajarla, sostiene, “no basta sólo con bajar la presión” para restablecer y normalizar las funciones naturales, y se hace preciso un aporte específico de micronutrientes.

Así, cada organismo requerirá determinados minerales, vitaminas, omega 3, probióticos (población de bacterias intestinales, específicamente elegidas, que no sólo son beneficiosas para el aparato digestivo, sino que además tienen un importante papel en la regulación del sistema inmunológico, del metabolismo y la obesidad): “Paralelamente, el médico debe asesorar a cada paciente para que adquiera los hábitos adecuados, tanto para evitar recaídas, si logró bajar de peso, como para evitar los factores de riesgo para su salud”, dijo
Suárez.

YSONUT HTA2

Comida inteligente
El diseño del Laboratorio Ysonut cuenta con dos líneas de productos indicados, entre otras cosas, para el óptimo control de esos factores previamente mencionados: Protéifine, una gama integral de alimentos inteligentes ricos en proteína de alta calidad, vitaminas, minerales y muy bajos en hidratos de carbono e Inovance: suplementos dietarios que proporcionan los micronutrientes (minerales, vitaminas, antioxidantes, omega 3 y otros aceites esenciales, probióticos y fitonutrientes).

Las proteínas, como macronutrientes, son fundamentales en la composición de los diversos tejidos del organismo. En una dieta cetogénica, que es la más eficaz para el descenso rápido de peso (con aporte mínimo de hidratos de carbono y grasa), permite que la pérdida de kilos se haga a expensas sólo del exceso de grasa, manteniendo la masa muscular y ósea. “Esto resuelve el problema que presentan la mayoría de los tratamientos habituales, que están orientados a pensar exclusivamente en la cantidad de calorías que la persona consume, y no en la calidad de los nutrientes”, dijo el Dr. Suárez.

“Aunque por supuesto existe un porcentaje de casos en los que es necesario recurrir a alternativas médicas farmacológicas, la hipertensión arterial es la respuesta a un problema en los hábitos, que en la mayoría de los casos es posible prevenir y resolver con conductas adecuadas y sostenidas en el tiempo, y contamos con las mejores herramientas para lograrlo”, resumió el especialista asesor de Ysonut. Tomarse la presión periódicamente y
sobre todo, mantener al organismo atendido con lo que necesita, en forma permanente, son
la clave para evitar problemas de salud.
_____________________________________________________________________________________________________

17 de mayo HTA
Acerca de Laboratorios Ysonut
Fundado en 1994 en Francia, con más de 25 años de experiencia en el campo de la nutrición y salud, se especializa en el desarrollo de programas nutricionales con aval científico para promover y mejorar la calidad de vida de las personas.

En la actualidad la compañía cuenta con un fuerte crecimiento internacional y está presente con filiales en más de 16 países de Europa y Latinoamérica, así como miles de médicos prescriptores y más de un millón de pacientes tratados alrededor del mundo.

En la Argentina, inició sus actividades en 2009, contando actualmente, en todo el país, con más de 1000 profesionales especializados prescriptores, médicos y licenciados en nutrición.
Con el fin de garantizar el cuidado global del paciente aplica los datos científicos de la Cronobiología al ámbito de la Nutrición.

Ysonut incluye dos líneas: Protéifine® (amplia gama de productos proteicos de alto valor biológico para el control del peso.  Más de 50 referencias con gran variedad de sabores y texturas) e Inovance® (9 familias de complementos alimenticios,
diseñados específicamente para mejorar la calidad de vida) con certificaciones y garantía de calidad.
Para mayor información, visitar: www.ysonut.com.ar

banner movil





Te puede interesar